MARC COMA, Piloto AMV, analiza la séptima etapa: Iquique – Antofagasta

“Sin duda, mañana será la etapa más dura de todas. Ante todo, debemos ser muy consistentes y ser concientes de la dificultad que comporta realizar una especial de 600 km. Por alguna razón la organización nos regala una jornada de descanso el día después. Es un día para pilotar sin arriesgar ya que será muy exigente a todos los niveles. La navegación volverá a ser muy importante y debemos salir tranquilos y con mucha paciencia. El desierto de Atacama es de una belleza extraordinaria pero de noche, aun es mejor. El simple hecho de mirar las estrellas en este lugar del mundo te aporta sensaciones difíciles de describir”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *